Rockets vs. Lakers
Game 7
Scola!


Like the 1, but be4…

Scarecrow!





http://www.tu.tv/videos/oscar-gold

The best and saddest film of all time about a mentally retarded alcoholic Jewish boy and his cancer ridden puppy during the Holocaust.

Oscar Gold


Gentileza: Maxi Jonas

http://www.mdzol.com/mdz/nota/81955

El hallazgo de un extraño animal cíclope alimenta todo tipo de historias en Península Valdés, un paraíso natural Patrimonio de la Humanidad. Pareciera ser la mutación de un cordero aunque tiene piel felina. El vecino que lo encontró, un hombre de campo, había salido a buscar al mítico “chupacabras“, del que algunos pescadores habían hablado en las últimas semanas.

Las historias extrañas van y vienen en los fogones del campo en Península Valdés, un paraíso natural pleno de fauna y flora autóctona, recorrido por cientos de turistas nacionales y extranjeros cada día del año, sobre todo para ver orcas, ballenas, aves y lobos y elefantes marinos.

En los últimos tiempos, varios pescadores de la zona noreste de Chubut habían dado cuenta de ataques del “chupacabras”, un extraño ser –algunos dicen que humanoide- que se alimenta de la sangre de vacas, ovejas, cabras, y aun caballos; y que –dicen- cuando está hambriento es capaz de atacar a un ser humano.

Según el mito popular, el chupacabras es un extraño monstruo que “asola las granjas y campos, chupándole la sangre al ganado. Han sido vistos por muchísimos testigos, dicen que mide cerca de un metro, semejante a un canguro, pero con rostro humano con una cresta en la cabeza y la espalda, tiene unos enormes ojos rojos, tres garras en cada pata y además puede volar. Despide un fuerte olor” de acuerdo a la definición de la página mitos.com, aunque de acuerdo a la versión “patagónica”, no tendría tal cresta.

Lo cierto es que en aquel rincón famoso de la Patagonia, la gente está convulsionada por este hallazgo.

El animal, que parece ser una mutación de cordero pero con piel felina y un enorme único ojo en la frente, y con aspecto de “cachorro”, apareció muerto ayer a la mañana en una estancia de la península. Y allí fue hallado por el vecino Roberto Gómez, un hombre de campo oriundo de Puerto Madryn. Inmediatamente lo “carneó” para evitar la descomposición y lo llevó al pueblo, donde los vecinos se hicieron un festín.

La apariencia extraña del animal realimentó la leyenda del chupacabras y se tejieron hipótesis que van desde la contaminación hasta la presencia de extraterrestres. Por lo pronto, el vecino llevó los restos del animal a los laboratorios del Centro Nacional Patagónico (CENPAT), un prestigioso organismo que depende del CONICET, para que lo analicen. Si estamos entre seres de otro planeta, por lo menos que lo diga un científico.




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.